EL DIABLO SOBRE RUEDAS (1971). Pesadilla en la carretera.

el diablo sobre ruedas
David Mann es un vendedor que recorre en coche las largas carreteras de California. Su destino: una importante reunión con un cliente. Un trayecto en teoría rutinario y tranquilo hasta el instante que se cruza en su camino un camión cisterna de enormes dimensiones que circula muy despacio. Después de varios adelantos, David sufrirá una angustiosa persecución donde su vida correrá peligro. El debut del "rey midas de Hollywood" Steven Spielberg no pudo ser más acertado con la realización de "El diablo sobre ruedas", una angustiosa "road movie" de intriga basada en una historia de Richard Matheson, surgida a raíz de una experiencia personal del propio escritor con un camionero que le persiguió y acosó hasta su casa un día que volvía de un partido de golf. Richard Matheson, para quien no le conozca, se trata de uno de lo más importantes escritores del género de la ciencia ficción y el terror. Entre sus novelas y guiones que ha dado al séptimo arte tenemos la popular "Soy Leyenda", un relato que tuvo varias adaptaciones cinematográficas, entre ellas "El último hombre sobre la tierra (1964)" de Sidney Salkow, "El último hombre vivo (1971)" de Boris Sagal y "Soy leyenda (2007)" de Francis Lawrece con un Will Smith ejerciendo de héroe de la función. Varios capítulos de la serie televisiva norteamericana "La dimensión desconocida" entre los años 1959 y 1964 y el clásico de Jack Arnold "El increíble hombre menguante (1957)", son otras de sus importantes aportaciones al mundo del celuloide y de la televisión.

el diablo sobre ruedas

A Steven Spielberg le llegó su gran oportunidad profesional con "El diablo sobre ruedas", un trabajo destinado en un primer momento para el formato televisivo y que la productora Universal, con la inclusión de más minutos de metraje, la presentó en salas cinematográficas. Todo un éxito en taquilla donde Spielberg supo exponer con creces su enorme valía en el terreno del cine, y es que contando con un bajo presupuesto, una serie de actores pocos conocidos y con unos escasos 15 días para llevar a cabo la película el realizador hizo de ésta un gran film. Spielberg conseguiría tapar las carencias de la obra utilizando un elaborado montaje, donde se destaca los planos de persecución visto de diferentes ángulos (usaría 3 cámaras grabando a la vez) que hace que las escenas sean trepidantes y dinamicas. La principal basa que tiene el film para engancharnos durante todo el metraje es, al igual que hacia el maestro Hitchcock, el uso del suspense, pero de un suspense tratado de manera sencilla y sin ningún tipo de florituras. Spielberg no se complica (ni nos complica la existencia) explicando el por qué del conductor en hacerle la vida imposible al protagonista, ni siquiera en desvelarnos quién se esconde en el camión. Y es eso, la sencillez, lo que hace de la película un film tan entrañable.

el diablo sobre ruedas

En el apartado interpretativo se escogería como el angustiado conductor perseguido (David Mann) a Denis Weaver, un actor que compaginaría la televisión (en la serie "La ley del revolver") con el mundo del cine, ejerciendo de secundario en películas generalmente del género del western, como fueron "Horizontes del Oeste (1952)", "Historia de un condenado (1952)" o "Cabalgando al infierno (1970)", junto al recientemente fallecido James Garner. Aunque su principal reclamo para ser elegido en el film de Spielberg fue su aparición en el clásico de Orson Welles, "Sed de mal (1958)", un breve papel clave para ser protagonista en "El diablo sobre ruedas". Como el perturbado camionero el seleccionado fue Carey Loftin, un actor y especialista de cine, y donde quizás sea también recordado por su participación en "Bullit (1968)" en la popular escena de la persecución. En "el diablo sobre ruedas" nunca le veríamos la cara, apenas sus manos cogiendo el volante o sus botas tejanas dirigiéndose al camión.

el diablo sobre ruedas

Junto a los dos actores, el protagonismo del film se lo llevaría los dos vehículos en cuestión, el coche que conduce Weaver, un Plymont Valiant, donde Spielberg lo escogió de color rojo para resaltarlo de los colores pálidos que frecuentan los escenarios de la película, y el camión, un gigantesco camión cisterna modelo Peterbilt 281, escogido a posta por el realizador, ya que según él, el frontal del vehículo le recordaba a la de un rostro endemoniado. Entre sus escenas cabe destacar el momento del bar donde David en estado paranoico sospecha de cada uno de los clientes, la secuencia del camión acercándose desde un túnel (como si de un pistolero de una película del Oeste se tratara) mientras David ayuda a un autocar (o guagua, en mi jerga canaria) estropeado o el instante del camión empujando al coche con la intención de que sea atropellado por un tren. "El diablo sobre ruedas" triunfó en los Premios Emmy y en los Premios Globo de Oro de aquel año como mejor telefilm. Su formula, el tema del conductor asesino, ha sido emulada en posteriores filmes, entre ellos hago mención "Asesino invisible (1977)" de Elliot Silverstein y "Sin aliento (2004)" de Robert Harmon. Como curiosidad, Spielberg no quiso incluir ningún diálogo en el film con el propósito de aumentar la sensación de angustia en la obra, una idea desechada finalmente ante la negativa de los productores.

Frase para recordar: "No estoy de humor para jueguecitos, ¡Aparta!".

el diablo sobre ruedas


Título original: Duel.

Director: Steven Spielberg.

Intérpretes: Dennis WeaverTim HerbertLou FrizzellJacqueline ScottEddie Firestone.


Trailer:



Escena:



Información complementaria: 

Reseña escrita por Jesús Fariña
Sígueme en:
Google +
Twitter


SUSCRIBETE

Comparte este artículo

Otros artículos de interés

3 opiniones :

ricard dijo...

Como indicas, un magistral ejercicio de suspense. El carácter abstracto de la historia, sin que nunca sepamos por qué el camión persigue al coche, juega totalmente a favor. El plano final puede resultar en cierta manera revelador, cuando muestra al camión retorciéndose como si fuese un monstruo herido de muerte. Saludos.

Esteban dijo...

Todo un clásico que en su momento me gustó mucho y me pereció como avanzado a su tiempo.
Lograba mantener intriga y suspense de principio a fin, pero tanta abstracción me resultó incómoda.
Saludos.

Muchas gracias ricard y Esteban por visitar el blog y dar vuestro punto de vista de este clásico de Spielberg. Un saludo!

NOS MENCIONAN EN ANTENA 3

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.015

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.014

FINALISTAS EN LOS PREMIOS BITÁCORAS 2.012

SÍGUENOS EN FEEDLY

follow us in feedly

AVISO LEGAL

Licencia Creative Commons
Las mejores películas de la historia del cine por Jesús Fariña se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
back to top