PROFANACIÓN (LOS CASOS DEL DEPARTAMENTO Q) (2014). Amores que matan juntos son para siempre.

profanación-los-casos-del-departamento-q
Tras sentar las bases de la saga en MisericordiaMikkel Norgaard prosiguió su particular camino por el purgatorio junto a Carl Mórck (Lie Kaas) y Assad (Fares) conocidos dentro de la comisaria como el borracho y el moro. El ráfagazo de gloria del caso Marete comienza a diluirse, y mientras una nueva secretaria es contratada para ayudar a los dos únicos integrantes del departamento Q, Mórck no levanta cabeza, y sigue bañando las noches con alcohol y con una cara mañanera de resaca eterna. Tras la fiesta aniversario del Jefe Jacobsen, Mórck es abordado por un anciano que le reprocha el no hacer caso a las cartas y pruebas sobre el asesinato de sus dos hijos en los años 90. Mórck le manda a dormir la mona. Al día siguiente el hombre aparece en su bañera con las venas cortadas y el agua bordeando el filo. Pronto se descubre que aquel borracho seguía la pista de algo muy grande. Y que su sentencia final; Pronto será domingo. Esconde quizás la resolución del caso. Una serie de atroces descubrimientos que salpican a las más altas esferas del país.


Si Misericordia era un compendio del thriller desde los 90 hasta SawLos casos del departamento Q: Profanación (Fasandraberne, The Absent one 2014) es una exploración a la más absoluta oscuridad del alma humana. Norgaard apunta claramente al cine de David Fincher como referencia y al pesimismo que rezumaba la trilogía del thriller de Fincher; Seven (1995)Zodiac (2007)Millenium. En Profanación vamos a ver una serie de escenas realmente espeluznantes sin gran necesidad de maquillaje o prótesis, sino que lo tendremos enfrente es a seres humanos haciendo daño a otros de la forma más vil y despojada del más mínimo sentimiento. Ojo sobre todo a tres en concreto, aquel en el golpean sin parar a un joven con un balón de basket, a todas y cada una de las apariciones de los asesinos enmascarados y al inenarrable descubrimiento del contenido del bolso de la Kimmie del presente. La corrupción campa por sus anchas en Profanación. Todo parece siempre resolverse a favor de los poderosos, mientras que los que no lo son, defiendan ideales como la policía o sean buenos ciudadanos, simplemente están huérfanos, a merced del fuerte, en este caso, el que lo es en medios y posibilidades. Ojo al personaje de Ditlev Pram (Pilou Asbaek), como con la misma da una paliza de muerte al amante de su mujer, y va a visitarle al hospital para ofrecerle un sueldo de por vida para que no diga nada, y con la condición de que no vuelva a tener contacto con su esposa.


profanación-los-casos-del-departamento-q

La forma de avanzar de los dos policías, aquí se torna más real, y no siempre a pesar de contar con las pruebas pueden hacer justicia. Aunque transitan siempre por los caminos comunes del genero, las cosas no tienen porque resolverse fácilmente; bien porque sus testigos mueren en sospechosas circunstancias o porque para lograr descubrir la verdad deben de actuar al margen de la ley. El único pero que se le puede poner a esta saga es el inmovilismo de su protagonista Carl Mórck, el cual no cambia de registro durante ninguna de los dos largometrajes. Mientras a su lado Assad (Fares Fares) comienza a darse cuenta de cuál es su misión y de los medios que deben emplear para tener éxito. Mórck seguira arrastrando los mismos problemas para apretar el gatillo cuando debe, incluso a costa de su propia integridad física. Uno de los aspectos que más impactan en Profanación es la falta de revanchismo en pantalla de los actos que llevan a cabo los asesinos, primero en un grupo de cuatro, luego dos. Esa sensación de que puedan campar por sus anchas sin que nada los detenga remite claramente al pesimismo del cine americano de los años 70 hasta la llegada de Rocky un cine en donde no había cabida para los finales felices. Algo que en parte fue llevado a los 80 hasta que gente como Michael Cimino, William Friedkin o Sidney Lumet perdieron su vigencia. Se lleva la palma el asalto de dos encapuchados a una embarazada de cuatro meses a la que violan y luego golpean de forma totalmente intencionada a puñetazo limpio en el estomago, mientras la cámara va alejándose de la habitación donde tienen lugar los hechos. A la vista de las cotas alcanzadas por Noorgard tras las cámaras en este film se entiende que no haya querido volver para una tercera parte, que difícilmente podrá superar a Profanación. Una pieza de género imprescindible de un mercado, el Danés, que con este tipo de producciones puede comenzar a cimentar su propio cine de la misma manera que en Francia idearon el polar. Cuando hay talento dentro no se presta atención a la etiqueta, simplemente se disfruta.


profanación-los-casos-del-departamento-q

Título original: Fasandræberne (The Absent One).

Director: Mikkel Noorgard.

Intérpretes: Nikolaj Lie Kaas, Fares Fares, Sóren Pilmark, Pilou Asbaek, Ole Dupont, Sarah-Sofie Boussnina, Danina Curcic, David Dencik.

Trailer:



Reseña escrita Jonathan Glez


SUSCRIBETE

Comparte este artículo

Otros artículos de interés

NOS MENCIONAN EN ANTENA 3

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.015

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.014

FINALISTAS EN LOS PREMIOS BITÁCORAS 2.012

SÍGUENOS EN FEEDLY

follow us in feedly

AVISO LEGAL

Licencia Creative Commons
Las mejores películas de la historia del cine por Jesús Fariña se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
back to top