STELLA DALLAS (1937). Barbara Stanwyck en el melodrama de King Vidor.

stella dallas
Stella (Barbara Stanwyck) es una chica de familia humilde con pretensiones. No se conforma con la vida que le ha tocado y aspira a escalar social y económicamente mediante un elaborado plan. Su sueño es contraer matrimonio con Stephen Dallas (John Boles), un caballero de la alta sociedad que ha tenido que romper su compromiso con una joven heredera por la repentina bancarrota de su familia. Stephen se ve obligado a trabajar en la fábrica del pueblo de Stella y ella consuma su plan para seducirlo. En esta etapa de su vida Stella está llena de vitalidad, siente una gran curiosidad por la vida de la clase adinerada. Está deseosa de visitar lugares lujosos, de aprender buenos modales y de ir a bailes de sociedad. Por su parte, Stephen, que se encontraba muy abatido, encuentra en ella la chispa que necesitaba. Tras una breve etapa en la que todo parece ir bien, tienen a su hija Laurel (Anne Shirley). Pero el nacimiento del bebé acentuará la diferente personalidad de cada uno de ellos, logrando que se distancien aún más. Stephen, un tipo calmado y demasiado prudente, pronto dejará de encontrar a Stella, un huracán amante de la diversión y la vida social, como una joven atractiva. Se dedicará a criticar su comportamiento, sus ademanes ordinarios e intentará cambiarla. Por su parte Stella, seguirá sin querer adaptarse, sin querer cambiar nada de su antiguo estilo pueblerino y vulgar. No aprenderá nuevos y delicados modales, no se adaptará a vivir en la alta sociedad, ni con los amigos de su marido. La ruptura definitiva vendrá determinada cuando Stephen consigue un trabajo en Nueva York, ya que Stella decide no acompañarlo a la ciudad, quedarse con su pequeña y disfrutar de una vida radicalmente diferente a la de su marido.Pasados varios años, Laurel se ha convertido en una joven encantadora, de buen corazón y exquisitos modales. 

stella dallas

Stella se ha dedicado completamente a su cuidado, sin abandonarla ni un solo instante y ha conseguido criar a una hija feliz y agradecida del cariño de su madre. Por su parte, Stephen es ahora un hombre de éxito en los negocios que se ha reencontrado con su primer amor, Helen, (Barbara O'Neil) una viuda rica, con grandes posesiones y tres hijos varones. Pero Stella, pese a su enorme corazón y a su dedicación como madre, no ha abandonado sus malos modales, se ha convertido en una mujer madura bastante hortera, poco preocupada por cuidar su imagen en sociedad. Se ha hecho inseparable de su gran amigo borrachín, Ed Munn (Alan Hale), responsable de la mala reputación que Stella alcanza en la pequeña Comunidad. Además carece de los medios necesarios para que su hija se desenvuelva en una sociedad movida por las apariencias y el convencionalismo social. Los desprecios sufridos por su hija debido al comportamiento estrafalario de Stella ponen en peligro el futuro de la joven. Por el contrario, la nueva familia que ha formado su padre no carece ni de recursos económicos ni de contactos en la alta sociedad. Una vez que Stella toma conciencia del lastre que ella misma podría suponer para su hija, para su avance en sociedad, para que goce de la adecuada educación y para que se case con el chico de buena familia que ella quiere, en un acto de pura generosidad, decide hacer el mayor sacrificio de su vida. 

stella dallas

Estamos hablando de la adaptación de una novela de principios del siglo XX escrita por Olive Higgins Prouty, con todos los ingredientes que procuraban satisfacción en aquella época: la imposibilidad de salvar los problemas que acarrean las diferencias sociales, la importancia del dinero como fuente de felicidad o infelicidad, los sacrificios que está obligada a practicar una madre, las relaciones sociales marcadas por el poder de los convencionalismos y los falsos rumores. Una maravillosa fábula moral e histórica, un espléndido melodrama que nos permite ser testigos de una lección de humanismo y antropología, con un gran mensaje destinado a aquéllos que sólo se guían por las apariencias y las conveniencias sociales. Pero toda la película no sería más que uno de tantos melodramas sino fuera por la legendaria actuación de Barbara Stanwyck que consiguió dibujar uno de esos personajes sacrificados, rebosantes de humanidad y de una desgraciada existencia. "Stella Dallas" es ella, la película es ella, es esa madre que se transforma, que se sacrifica para dar lo mejor a su hija Laurel, sin un ápice de victimismo, con la frente bien alta. La última escena es especialmente destacable, una interpretación más que soberbia nos hace pasar de las lágrimas a la alegría, sin perder esa gran humanidad y ese gran amor que se derrama por los ojos de una madre contemplando orgullosa a su hija. 

stella dallas

La emoción que transmite en pantalla, su cambio de registros y la naturalidad de sus sentimientos encontrados hacen que la película funcione. Y si además todo esto lo acompañamos de la música de Alfred Newman, de un director eficaz y dominador de la narración cinematográfica como King Vidor, un guión con todos los elementos necesarios para desatar el drama y un equipo técnico con Rudolph Maté como director de fotografía, surge una "Stella Dallas" que provoca sentimientos desatados. Melodramas exagerados entre la frontera de la cursilería y el ridículo, alcanzando un milagroso equilibrio que aún hoy perdura. Como curiosidad, existe una primera adaptación al cine silente, una película muda que dirigió Henry King en 1925, también para la productora de Samuel Goldwyn y que representa un perfecto espejo para la cinta sonora, manteniendo ambas obras una línea argumental y desarrollo temporal de la narración sorprendentemente análogo. Con esta interpretación, Barbara consiguió su primera nominación y su primer éxito cinematográfico. En total estuvo nominada en cuatro ocasiones a los Óscars, aunque sólo obtuvo uno honorífico a toda su carrera, con 82 años, que dedicó a su amigo William Holden. Después de este éxito Barbara sería capaz de interpretar tanto mujeres duras, mujeres fatales y hasta de desplegar sus dotes para la comedia, se atrevería incluso con el western. Su gran versatilidad hizo de ella una de las estrellas más grandes de la historia del cine.

stella dallas


Director: King Vidor.

Intérpretes: Barbara StanwyckJohn BolesAnne ShirleyAlan Hale Sr.Barbara O'NeilTim Holt.


Escena:




Reseña escrita por Bárbara Valera Bestard


SUSCRIBETE

Comparte este artículo

Otros artículos de interés

NOS MENCIONAN EN ANTENA 3

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.015

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.014

FINALISTAS EN LOS PREMIOS BITÁCORAS 2.012

SÍGUENOS EN FEEDLY

follow us in feedly

AVISO LEGAL

Licencia Creative Commons
Las mejores películas de la historia del cine por Jesús Fariña se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
back to top