PIEDAD (2012). El retorcido thriller de Kim Ki-duk.

piedad
Kim Ki-Duk vuelve a hacer gala de lo que es, un cineasta ajeno a lo normal, gustoso de lo violento, de lo brutal, lo sórdido y bizarro, es esta cinta una buena muestra de lo que este surcoreano es capaz de producir. Sin llegar a ser, para nada, uno de sus ejercicios más explícitos en cuanto a sus temas capitales poco antes mencionados, se mantiene en la línea que generalmente configura el realizador. Para esta oportunidad, el asiático cineasta nos tiene preparada una historia retorcida, compleja, edípica, plagada de sufrimientos y extrañas sensaciones. Es la historia de un sujeto de que es el encargado de las cobranzas de un prestamista que cobra intereses desorbitadamente elevados a sus desesperados clientes. Pero este cobrador  tiene un método peculiar de asegurarse que se hagan los respectivos pagos por los préstamos, no tiene mejor mecanismo que lisiar a los desgraciados que caen en la trampa, y con el dinero que otorga a los agraviados el seguro, obtiene su exagerada retribución. Todo va relativamente normal en le vida de este sujeto, hasta que recibe la visita de una mujer que asegura ser la madre que lo abandonó muchos años atrás, generándose radical cambio en las rutinas de ambos, con consecuencias fatales. Ki Duk sigue mostrándonos su particular y mórbido universo, que, como suele suceder con autores que deambulan con este tipo de andaduras, divide opiniones, aquellos que tildan de desvaríos violentos a sus filmes, otros que lo llaman maestro y aclaman cada nueva entrega suya. 

piedad

La acción se inicia con Kang-Do viviendo en su solitario departamento, haciéndose cargo de sí mismo. Sale a trabajar, que no es otra cosa que a realizar cobranzas, cobranzas de préstamos tan elevados que nadie puede pagarlos. Ante esta premeditada situación, el joven procede a herir seriamente a los clientes, moliendo el brazo de uno de ellos en una prensadora, ante la desesperación de su mujer. Con el siguiente, le arroja desde un elevado piso arruinándole la rodilla, ante igual sufrimiento de la madre de éste. Poco después, hace su aparición Mi-Son, extrañamente procura haces ciertos menesteres del hogar, y, tras cierta incertidumbre, afirma se lamenta por haberlo abandonado, dice ser su madre. Kang-Do, inicialmente muy reacio, muy escéptico, termina por creerle a la mujer, pese a la falta de pruebas contundentes, asume por suficiente la determinación de ella de consumir una sustancia inmunda como evidencia. Acto seguido, el cobrador de préstamos ultraja a su propia y recién descubierta madre. Tres la mutua aceptación, madre e hijo conviven en su particular armonía, pasean juntos, no faltando ciertas situaciones cargadas de sexualidad. Incluso celebran el impensado cumpleaños del otrora desalmado cobrador, que modifica su accionar, tiene sentimientos ahora, ha dejado de laborar así. Pero su madre, tras una serie de hallazgos, no puede perdonar a su hijo y las severas crueldades, el inmenso dolor al que expuso a tanta gente, y decide darle de su propia medicina, se suicida, aunque ella hace parecer algo distinto. 

piedad

Finalmente, Kang-Do se retira de la ciudad. Algo interesante en la cinta es que, como se dijo someramente líneas arriba, no es este filme aquella obra en la que Kim Ki-Duk refleje con mayor crudeza sus conocidos y violentos temas de toda la vida, en esta oportunidad lo sanguíneo e incluso en ocasiones brutal, deja espacio a otro tipo de violencia, uno menos explícito, pero que no podía sino tener otra directriz, otra manera de abordarnos, de impactarnos. Pues ya en cierto plano, el más sanguíneo y visceral,  alejado de los excesos de "La Isla (2000)", de los maltratos animales y las censuras, ahora su violencia adquiere otros tintes. Años han pasado ya desde sus iniciales y tal vez más grotescos ejercicios, y ya no nos impacta, vulnera o agravia -según el paladar que deguste- con mórbidas y para algunos excesivas imágenes de muerte y violencia animal, ahora los tormentos son más psicológicos, residen más en la psiquis y en las desviaciones de sus protagonistas. Para empezar se trata de personajes por demás particulares, atípicos. El impiadoso Kang-Do, inescrupuloso, ruin y desalmado, disfruta ciertamente de su labor, cobrar los intereses increíblemente altos, multiplicando por diez la suma inicial prestada, y luego asegurarse el pago de la desmesurada suma lisiando al desgraciado deudor y cobrar el seguro compensatorio, es un témpano de hielo, desprovisto de compasión, u otras emociones afines, privado de amor materno, desconocemos su exacta crianza, pero conocemos en qué se ha convertido. De otro lado, la madre, cuyo pasado sí que desconocemos enteramente, su juventud la hizo asustarse y deshacerse del recién nacido Kang.Do, afirma. 

piedad

Cierto o no, aparece para modificarlo todo. Sus perfiles no quedan del todo esclarecidos, no profundizamos más en sus psicologías. Iníciase de esta forma una relación destructiva, patológica, violenta psicológicamente, que tras conseguir una efímera y frágil armonía inicial, termina por romper a ambos personajes. No conocemos mayores detalles de los orígenes de los protagonistas, apreciamos las consecuencias, las desviaciones y aberraciones que degeneraron de esos orígenes, desde la agresión edípica del joven, las voluntarias intervenciones masturbatorias de la madre, etc. Mención aparte por supuesto para la violación a la madre, por lo que representa, el deseo mayor de posesión, el accionar del fenómeno freudiano, y porque es el momento más interesante de un trabajo de cámara más bien parco, relativamente interesante cómo se comporta la cámara en esa secuencia. La violación es simbólica, él mismo nos desliza la figura, desea volver al inicio, a donde todo comenzó, antes de que todo se arruine y corrompa; y el inicio, cómo no, será violento, regresar por donde vino, por la vagina materna, ultrajarla, será el ritual de final aceptación, la está aceptando como madre y mujer, extraña la simbiosis que se genera, y por supuesto la presencia de sexo característicamente violento en el coreano no es sorpresa para nadie. 

piedad

Así, el desalmado infeliz se rehabilita, tiene ahora sentimientos, pues sabe lo que es el amor, el amor de una madre, y tras la difícil aceptación, es otra vez intenso el choque con la realidad, intenso será descubrir la verdad, que ya es demasiado tarde para regresar, lo violento esta vez tomará tintes fatales. Así, la que inicialmente se muestra como aparente redentora no podrá soportar la maldad que ha generado ella originariamente, el dolor y crueldad de las que se siente culpable directa, la situación terminará por rebasarla, su psicología se resquebraja tras el extraño hallazgo de un cadáver adentro de un refrigerador en un almacén de su hijo, ella no puede ya perdonarlo, siente la imperiosa necesidad de impartir justicia, él debe experimentar el dolor tremendo que infligió sin remordimiento y hasta con beneplácito. Algo pesimista el mensaje, no hay final redención,  el coreano mantiene la trayectoria alcanzada, sigue un camino comparativamente moderado en sus imágenes, pero su norte no ha variado mucho; cambió la forma, no el fondo. Musicalmente discreta, actoralmente aceptable a mi juicio, es un nuevo ejercicio de la singular creación de Kim Ki Duk, audaz, sangriento, polémico, ¿será descabellado sentir una tibia cercanía al nórdico Von Trier?. Apreciable el coreano contemporáneo.

piedad


Título original: Pietá.

Director: Kim Ki-duk.

Intérpretes: Lee Jung-Jin, Jo Min-Su, Woo Gi-hong, Kang Eun-jin, Jo Jae-ryong, Lee Myung-ja,Heo Joon-seok.

Trailer:


B.S.O.:



Reseña escrita por Edgar Mauricio

Quizás también pueda interesarle:


SUSCRIBETE

Comparte este artículo

Otros artículos de interés

2 opiniones :

no la vi,pero casi siempre el cine Chino Indio o Japones,me mata, x lo lento! vean cine Sueco, Danes, Fines, y verán como FILMAN!
lidia-la escriba
www.nuncajamashablamos.blogspot.com

Discuerdo. La misma característica que aseveras la ha encontrado en más de un filme nórdico. El que ese atributo sea positivo o negativo es ya subjetivo, pero no puedes encasillar así de simple a décadas de cine de un continente completo, por algunas o varias películas. Y por cierto, la cinta es coreana.

NOS MENCIONAN EN ANTENA 3

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.015

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.014

FINALISTAS EN LOS PREMIOS BITÁCORAS 2.012

SÍGUENOS EN FEEDLY

follow us in feedly

AVISO LEGAL

Licencia Creative Commons
Las mejores películas de la historia del cine por Jesús Fariña se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
back to top