Z (1969). El drama político de Constantin Costa-Gavras.

z
La mayoría de las películas de intriga política solo dan resultado a un nivel único. O bien el elemento de intriga no es más que una excusa para el mensaje político, o bien sucede lo contrario. Z funciona a ambos niveles. El argumento se basa en un hecho real, el asesinato en Salónica, Grecia, el 22 de mayo de 1963 de Grigoris Lambrakis, un profesor y legislador activista de izquierdas que fue atropellado por un camión a la salida de un mitin pacifista, tras presidir una reunión parar denunciar la instalación de una base de misiles en tierra griega. Fue la revancha que se tomó Costa-Gavras, tras el golpe de Estado en Grecia, contra el gobierno griego por haberlo incluido en sus listas negras, aunque para nada, en ningún momento se identifica a Grecia en la película; en cambio, Z, representado por Yves Montand, es el líder, que acaba asesinado, de un partido pacifista de la oposición en un país mediterráneo al que no se nombra. Pero la película, como en la realidad, la investigación del homicidio que lleva a cabo el juez Khristos Sartzetakis, personaje políticamente imparcial que representa Jean-Louis Trintignant, pone de manifiesto la extensión de la corrupción política y las prácticas de intimidación. Las sentencias absolutorias contra con los autores del crimen, así lo atestiguan. La cinta muestra un ejemplo clásico del enfrentamiento del individuo contra el Estado, una llamada de atención sobre el compromiso de la democracia en Grecia, a la vez que un examen estremecedor del modo en que la tiranía fascista, en este caso, puede disimularse de defensa de la ley y el orden público. 

z

Como condena del "régimen de los coroneles" establecido entonces en Gracia, Z trataba un tema muy concreto; el grado de corrupción que amenazaba derribar todo el estamento militar, pero su interés por los derechos humanos individuales, tan pertinentes hoy día como entonces o en cualquier época, también le aporta intemporalidad. El estilo de la película, quizá algo estridente en algún momento, es el propio de los años sesenta, pero el mensaje político y las advertencias que nos transmite deberán ser tenidos en cuenta por todas las generaciones venideras. La intriga está bien trazada, captando nuestra atención, con una combinación de drama rápido y tenso conteniendo un mensaje político premeditado, además de contener elementos sobre la culpabilidad y el despotismo, temas fundamentales dentro de la obra de Costa Gavras, filmado con técnicas de montaje discontinua y frenética. Gavras es conocido por acercarse a los conflictos, eso sí, poniendo de manifiesto su postura política, como así lo ponen de manifiesto obras como "Sección especial (1975)" en relación al régimen de Vichy; "Desaparecido (1982)" donde denuncia abiertamente la ayuda del gobierno norteamericano o, "Hanna K (1983)" en relación al conflicto entre Israel y Palestina. La película, con guión de Jorge Semprún, basado en la novela de Vassilis Vassilikos y con música de Mikis Theodoralis ("Zorba el griego (1964)") fue ganadora del Oscar a la mejor película en lengua extranjera situándose su rodaje en Francia y Argelia, siendo prohibida, evidentemente, en Grecia y en España por la dictadura franquista, no estrenándose la misma hasta el año 1977.

z

Director: Constantin Costa-Gavras.

Intérpretes: Yves Montand, Jean-Louis Trintignant, Irene Papas, Jacques Perrin, François Périer, Pierre Dux, Charles Denner.

Trailer:


B.S.O.:



Reseña escrita por Marilyn Rodríguez


SUSCRIBETE

Comparte este artículo

Otros artículos de interés

NOS MENCIONAN EN ANTENA 3

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.015

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.014

FINALISTAS EN LOS PREMIOS BITÁCORAS 2.012

SÍGUENOS EN FEEDLY

follow us in feedly

AVISO LEGAL

Licencia Creative Commons
Las mejores películas de la historia del cine por Jesús Fariña se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
back to top