ESPARTACO (1960). El péplum de Stanley Kubrick.

espartaco
Existe un dicho que promulga que la historia la escriben los vencedores de las batallas. Quien escribió esto obviamente no pensó en Espartaco. El mítico y heróico, el luchador, el indómito, el revolucionario, el amante, el hombre. Él escribió su propia historia enfrentándose junto a los suyos a un enemigo superior, y es que hubo durante el apogeo del imperio romano un hombre nacido bajo la condición de esclavo en la localidad de Tracia que fue destinado de unas minas a una escuela de gladiadores y obligado a luchar para divertir a la nobleza. Este esclavo verídico se rebeló unido a sus compañeros gladiadores contra el gobierno romano establecido, y lo colocó contra las cuerdas reafirmándose contra el esclavista y convirtiéndose en la primera voz de una palabra hasta entonces desconocida por un esclavo en el impero romano. "La libertad". Aún fracasando en el empeño de conseguirla, fue crucificado con el resto de sus colegas rebeldes no sin antes pelear hasta el final, de mostrar su valía, esfuerzo y autoestima, suficientes para levantar un ejército para encararse contra el pueblo que antes les había sometido y negado la condición de ciudadanos y seres humanos. "Espartaco" siempre ha sido, es y será el mayor símbolo de libertad en el que reflejarse. Su historia fue contada con maestría por el meticuloso, genial y primerizo por aquella época "Stanley kubrick" que sustituyó al no menos eficaz Anthony Mann por las desaveniencias con el también productor y protagonista Kirk Douglas, que con el guión del perseguido por la caza de brujas en contra del comunismo en Hollywood "Dalton Trumbo" consiguió materializar el sueño de Douglas de llevar la apoteósica historia del inmortal esclavo de Tracia al celuloide. 

espartaco

Junto a un elenco espectacular de antología compuesto por Tony Curtis, Jean Simmons,  Laurence Olivier, Woody Strode, Charles Laughton y el ganador del Óscar por el film Peter Ustinov se logra cinematográficamente de la mano de Kubrick escenas que alcanzan grandiosidad e intimismo tanto en las magníficas batallas estupendamente detalladas como en los admirables diálogos. Las pugnas de espada y lanza se mezclan a la perfección con los entresijos acaecidos en el senado romano y las secuencias románticas entre la bella "Simmons" y el guerrero enamorado de "Douglas" resutan emotivas y románticamente impecables al unísono de la bella e increíble música compuesta por Alex North. La censura de la época mutiló secuencias como la insinuación homosexual de Laurence Olivier a Tony Curtis con el comentario sobre las conchas y los caracoles además de el deseo de Jean Simmons de que su enamorado héroe no prolongue su sufrimiento en la cruz haciendo referencia directa a la Eutanasia. En definitiva, un hito en el péplum basado en una historia tan real como grandiosa con una frase memorable para el recuerdo....... ¡¡Yo soy Espartaco!!

espartaco


Título original: Spartacus.

Director: Stanley Kubrick.

Intérpretes: Kirk DouglasTony CurtisLaurence OlivierPeter UstinovCharles LaughtonJean SimmonsJohn Gavin.

Trailer:


Escena:


B.S.O.:



Reseña escrita por Cristóbal Jiménez

Información complementaria:
Jean Simmons


SUSCRIBETE

Comparte este artículo

Otros artículos de interés

8 opiniones :

JLO dijo...

ese elenco, Kirk, Kubrick, ese personaje... imposible no hacer una gran película... y Stanley la hizo... salu2...

Magnífico artículo sobre una de mis películas favoritas.

Todavía me emociona la escena del reencuentro entre Varinia y Espartaco.

Un saludo JLO y Wilmer Medina.

ricard dijo...

No sabía que también hubiesen cortado el momento en que ella desea su muerte al pie de la cruz. Lo cierto es que la película está llena de instantes memorables, aunque Kubrick afirmara estar poco satisfecho de ella. Creo sin embargo que el director admiraba el guión de Dalton Trumbo; de hecho, se ofreció a firmarlo para que el nombre del "blacklisted" no tuviese que aparecer en los títulos de crédito, algo a lo que Douglas, con mejor criterio, se negó y que propició que el actor se enemistase para siempre con quien lo había dirigido en este film y en la anterior "Senderos de gloria".

Saludos.

Me encanta esta película. La he visto varias veces y no me canso!!

Udi dijo...

Pequeña addenda: el libro original, de Howard Fast,introduce la dificultad ¿imposibilidad? de establecer una organización social muy distinta al esclavismo grego-romano, a pesar de las muy buenas intenciones que se notan en los intercambios de ideas entre Espartaco y algunos de sus lugartenientes. Y de allí - infiere Fast - la inexorabilidad del rumbo final: derrota a campo abierto, huida hacia los bosques (vida silvestre, comunismo primitivo) de algunos, vuelco hacia la pirateria (es decir: hacia lo "lumpen") de otros, o establecimiento de pequeños - pequeñísimos - focos de resistencia rural de otros.
Espartaco entiende esto,y toma la única decisiva, la única viable en ese momento histórica.
Saludos, como siempre: excelente post !

Gracias a todos por vuestros comentarios.;)

Beatriz dijo...

Uf, una de las mejores películas que he visto. Como dicen, la ves una y otra vez y nunca te cansas. Brillante.

NOS MENCIONAN EN ANTENA 3

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.015

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.014

FINALISTAS EN LOS PREMIOS BITÁCORAS 2.012

SÍGUENOS EN FEEDLY

follow us in feedly

AVISO LEGAL

Licencia Creative Commons
Las mejores películas de la historia del cine por Jesús Fariña se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
back to top