UN GÁNGSTER PARA UN MILAGRO (1961). La última película de Frank Capra.

un gángster para un milagro
Son los años 20, la época de la Ley Seca en Nueva York. Una pobre y alcoholizada mendiga deambula por las calles vendiendo manzanas, se trata de Annie "Manzanas" (Bette Davis). Casualmente le dan suerte a Dave, el "Dandy" (Glenn Ford), un contrabandista de alcohol. Siempre le dice que le traen suerte porque existen unos diminutos duendecillos dentro de sus manzanas. Al mismo tiempo Dave acoge a Quinnie Martin (Hope Lange), la hija de Rudy Martin, un deudor de Dave que acaba de morir, víctima del Hampa, que le dejó muchas deudas de juego sin pagar, sumando 20.000 dólares. Dave le ofrece trabajar para él como corista. En un año se acaba convirtiendo en su novia, y está empeñada en que deje su vida de gángster y vayan juntos a vivir a una granja y formar una familia. El "Dandy" está a punto de cerrar un importante trato con Darcey, importante mafioso de Chicago, por lo que envía a sus muchachos a buscar a Annie, pero no consiguen dar con ella. La pobre mujer se lleva un gran disgusto al recibir una carta de su hija Louise(Ann Margret), a la que tiene estudiando en un colegio internado europeo desde niña y que desconoce totalmente las lamentables condiciones en las que vive su madre, que la hace llegar sus cartas, escritas con papel de hotel robado, desde el Hotel donde finge alojarse, con lo que Annie tiene totalmente engañada a su hija para no hacerla daño ni defraudarla. En la carta, Louise le comunica que va a casarse con el hijo del Conde Romolof (Arthur O'Connell), importante aristócrata italiano y que tanto ella como la familia de su pretendiente van a viajar a Nueva York para que la conozcan. Los amigos de Annie, mendigos como ella, acuden al "Dandy" para pedirle que la ayuden a hacerse pasar por una dama ante su hija y su futura familia política, a lo que en un principio, y aconsejado por su fiel socio, "Alegre" (Peter Falk), se niega rotundamente, pero la novia de Dave, Quinnie, le acaba convenciendo de hacer algo noble por una vez en su vida. 


un gángster para un milagro

Dave consigue que se pueda alojar en la habitación del Hotel de un amigo y contar con la ayuda de su fiel mayordomo Hudgins (Edward Everett Horton), quien tiene un gran corazón y se ofrece encantadísimo a ayudarles. Así que se pone en marcha la farsa, empezando por lavar, maquillar y vestir adecuadamente a Annie, transformando a la pordiosera mendiga en toda una señora. Lo siguiente es buscarla un marido, con lo que piensan en un juez corrupto, Henry G.Blake (Thomas Mitchell), muy aficionado al billar. Todo parece ir viento en popa con el engaño, pero el acoso policial al que someten al "Dandy" y toda su pandilla puede poner en peligro todo el montaje, con lo que sólo sería posible un milagro... Remake de "Dama por un día (1933)", también de Capra, rodada en technicolor y formato panorámico (Panavisión), que se consiguió producir después de una auténtica odisea por conseguir los derechos de la obra, pertenecientes a Columbia Pictures. Capra pagó 225.000 dólares de la época por esos derechos. En un principio quiso a Frank Sinatra para el papel de Dave pero no estaba de acuerdo con muchos aspectos del guión con lo que rechazó el proyecto. Se le ofreció también el papel a Kirk Douglas y Dean Martin, pero declinaron el ofrecimiento por estar inmersos en otros proyectos con lo que finalmente fue Glenn Ford el elegido, encarnando perfectamente el rol de gángster que ya había hecho en muchas otras ocasiones. Además le da un toque de humor y glamour que es toda una lección de interpretación. Para el papel de Annie se pensó en actrices de la talla de Jean Arthur, Katharine Hepburn o Helen Hayes pero finalmente fue Bette Davis la escogida, irradiando pura magia junto a Ford con el que tuvo una enorme química, habiendo trabajado juntos ya anteriormente, en "Una vida robada (1946)" de Curtis Bernhardt. Frank Capra (1897-1991), nacido en Sicilia, emigró a los Estados Unidos a los séis años. Se hizo ingeniero químico y alistó al ejército como profesor, en 1918. Comenzó su carrera cinematográfica en el cine mudo, siendo director y guionista de películas de Harry Langdon. Tras trasladarse a los estudio Columbia, su primera gran película, tras la popular "Dama por un día (1933)", fue "Sucedió una noche (1934)", con Clark Gable y Claudette Colbert, inolvidable comedia que obtuvo un rotundo éxito tanto artístico como comercial, siendo premiada con el Oscar a la mejor película, además de los relativos al mejor director, mejor actor y mejor actriz. Tras "El secreto de vivir (1936)" y "Horizontes perdidos (1937)", Capra, muy preocupado con los efectos de la terrible crisis económica de 1929, tras los "felices años 20", se esforzó por intentar trasladar su entusiasmo por "el sueño americano", regalándonos inolvidables historias que intentan resaltar los valores de bondad y humanidad en medio de las adversidades y penurias. Prueba de ello son sus películas con su, sin lugar a dudas, actor fetiche, James Stewart, comenzando con la magistral "Vive como quieras (1938)", a la que siguió "Caballero sin espada (1939)" en la que Stewart protagoniza a un joven idealista que llega a ser senador, dentro del complejo mundo de la política norteamericana. 


un gángster para un milagro

Otra prueba de cómo la persona más desfavorecida podía conseguir el sueño americano es "Juan Nadie (1941)", con Gary Cooper y Barbara Stanwick. En estos años, Capra destaca por sus grandes documentales de corte bélico durante la contienda de la Segunda Guerra Mundial. En 1944 nos regala una de las mejores comedias y más disparatadas de la historia del cine, "Arsénico por compasión", con Cary Grant,Priscilla Lane, Peter Lorre y Edward Everett Horton, en la que unas viejecitas, tías del protagonista, envenenan a los ancianitos solitarios y los entierran en el sótano de la casa, como "obra de caridad". En 1946 llega la obra maestra absoluta del director, "¡Qué bello es vivir!", con James Stewart, Donna Reed, Thomas Mitchell y una larga lista de enormes actores, en la que se nos cuenta la historia de cómo Clarence, un a.s.c. (ángel de segunda clase) tiene que ganarse sus alitas evitando el posible suicidio de un buen hombre, llamado George Baily, que se encuentra al borde de la quiebra, debido a la concatenación de desgraciadas circunstancias y mala suerte. Esta película, al igual que la que nos ocupa son dos auténticos cuentos de hadas en los cuales ante las mayores adversidades, la bondad de los demás puede ayudar a salir de los más duros problemas. Tras "Qué bello es vivir" Capra se apartó parcialmente del cine, dejando pocos títulos destacables, excluyendo la estupenda "El estado de la Unión (1948)" con unos magníficos Spencer Tracy y Katharine Hepburn, bien acompañados por la maravillosa Angela Lansbury. Después volvería para dejarnos la deliciosa "Millonario de ilusiones (1959)" con Frank Sinatra y Edward G.Robinson y en 1961 la película que nos ocupa, remake de otra de sus propias películas, "Dama por un día",con la que Capra nos dejó un poco huérfanos a todos los aficionados al cine al dejar Hollywood y dedicarse a otros proyectos como series científicas para Televisión. Bette Davis (1908-1989), destacó por interpretar papeles de mujeres especialmente duras y de fuerte carácter. Comenzó su carrera en Broadway y se trasladó a Hollywood en 1930 comenzando su carrera en los estudios Universal haciendo papeles de poco o nulo peso. En 1932 comienza su contrato con la Warner Bros. Le llega su primer papel importante con "Cautivo del deseo (1934)" de John Cronwell, junto a Leslie Howard. Gana el Oscar a la mejor actriz por su trabajo en "Peligrosa" (1935) de Alfred E. Green. En 1936 llega "El bosque petrificado" de Archie E. Mayo, tcoprotagonizada por Leslie Howard y Humphrey Bogart. Le siguieron "Kidd Calahad (1937)" de Michael Curtiz, Una mujer marcada (1937)" de Lloyd Bacon y la popular "Jezabel (1938)" de William Wyler, melodrama ambientado en la Guerra de Secesión, junto a un joven Henry Fonda. En 1939 protagoniza "Juarez" de William Dieterle, "La solterona" de Edmund Goulding, "La vida privada de Elizabeth y Essex" de Michael Curtiz y "Amarga Victoria" de Edmund Goulding. En 1940 otras dos importantes películas en su filmografía: "El cielo y tú" de Anatove Litvak y el popular y magistral melodrama de William Wyler "La Carta". En 1941 destaca "La loba", también de Wyler. Otras de sus destacables películas en la década de los 40 fueron "La extraña pasajera (1942)" de Irving Rapper y "El señor Seffington (1943)" de Vincent Sherman. 


un gángster para un milagro

En 1950 Joseph Leo Mankiewicz la dirige en la obra maestra "Eva al desnudo", en la que Bette Davis encarna a Margot Channing, quizá el mejor de todos sus papeles. La película trata de los entresijos del mundo del teatro y relata el ascenso a la fama de la actriz Eve Harrington (Anne Baxter), admiradora de Channing y a la que le da el empleo de asistenta, narrado desde el punto de vista de los demás personajes y con un magistral dominio del efecto flashback. La cinta obtuvo 6 Oscars de sus 14 nominaciones incluyendo los relativos a la mejor película, mejor director y mejor actor secundario (un soberbio George Sanders como el pérfido crítico teatral Addison DeWith). Después de éste, su mayor triunfo, Davis protagonizó películas como "Veneno para tus labios (1951)" de Irving Rapper, "La egoísta (1951)" de Curtis Bernhardt, "Llamada a un desconocido (1952)" de Jean Negulesco, "El favorito de la Reina (1955)" de Henry koster, "Banquete de Bodas (1956)" de Richard Brooks, y "El Capitán Jones (1959)" de John Farrow. Después llegarían dos grandes éxitos, ya en los años 60: "Un gángster para un milagro (1961)" de Frank Capra y "¿Qué fue de Baby Jane (1962)", tremenda y desgarradora película de Robert Aldrich en la que Bette Davis y Joan Crawford interpretan a dos hermanas que se llevan fatal, debido a un trauma infantil. El duelo interpretativo entre ambas refleja la rivalidad que tenían las actrices también en la vida real. Paul Henreid la dirige en "Su propia víctima" en 1964, otro gran éxito, junto a Karl Malden. Aldrich, tras el éxito arrolador de "¿Qué fue de Baby Jane?" volvió a dirigirla en "Canción de cuna para un cadáver (1964)". Finaliza la década con otros títulos destacables como "A merced del odio (1965)" y "El Aniversario (1968)". Compaginó posteriormente su trabajo con la televisión e intervino ya en películas menores, volviendo a destacar en la excelente "Muerte en el Nilo (1978)" de John Guillermin. Sin duda Davis ha sido una de las más grandes actrices de la historia del séptimo arte y nos ha regalado algunos de los momentos más memorables de la gran pantalla. Glenn Ford (1916-2006) comenzó su carrera en el teatro, con sólo 19 años. Tras "Los desesperados (1943)", de Charles Vidor y "Una vida robada (1943)" de Curtis Bernhardt,en la que tiene su primera colaboración con Bette Davis, le llegó el papel de su vida: el de Johnny Farrell en la mítica obra maestra de Charles Vidor "Gilda (1946)", junto a la arrolladora y deslumbrante Rita Hayworth, siendo mítica la escena en que abofetea a Gilda, muerto de celos. El gran éxito y química entre ambos hace que el director los vuelva a reunír en "Los amores de Carmen (1948)", que no alcanzó ni de lejos el éxito de su predecesora. Destacan en el resto de su filmografía las magníficas películas de Fritz Lang "Los sobornados (1953)" y "Deseos humanos (1954)". Posteriormente "Semilla de maldad (1955)" de Richard Brooks, "Jubal (1956)" de Delmer Daves, la deliciosa comedia "La casa de Té de la Luna de Agosto (1956)" de Delbert Mann, "Furia en el valle (1958)", "Cimarron (1960)" de Anthony Mann, "Un gángster para un milagro (1961)" de Frank Capra, "Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1962)" de Vincente Minnelli, "Chantaje contra una mujer (1962)" de Blake Edwards, "El noviazgo del padre de Eddie (1963)" de Vincente Minnelli, "¿Arde París? (1966)" de René Clement, "La batalla de Midway (1976)" y "Superman (1978)" de Richard Donner. Ford obtuvo el Globo de Oro al mejor actor de comedia o musical precisamente por su papel de Dave el "Dandy" en "Un gángster para un milagro". El resto del reparto es espectacular: debutó una jovencísima Ann Margret como Louise, la bella y graciosa Hope Lange como Quinnie, el genial Peter Falk como "Alegre", un soberbio Edward Everett Horton como el mayordomo, y a quien Frank llamó tras haberle dirigido en "Arsénico por compasión", Thomas Mitchell (inolvidable padre de Scarlett O'Hara en "Lo que el viento se llevó") como el juez Blake, Arthur O'Conell como el conde Romolof... Toda una apoteósica y maravillosa, deliciosa e inolvidable despedida de Capra del mundo del cine, y que emociona tanto como "Qué bello es vivir" por los valores de bondad que transmite. 


un gángster para un milagro


Frase para recordar: “Tú quieres creer en algo. Ahora es en mi manzana. Así que esos duendes se meten dentro, por eso esta manzana te dará suerte".


Título original: Pocketful of Miracles.

Director: Frank Capra.

Intèrpretes: Glenn Ford, Bette Davis, Peter Falk, Hope Lange, Thomas Mitchell, Edward Everett Horton.

Trailer:


Escena: 



Reseña escrita por Alfonso Torres Gallego


SUSCRIBETE

Comparte este artículo

Otros artículos de interés

2 opiniones :

Es una excelente peli. Una reseña muy completa.

Muchas gracias por tu comentario, Félix. Un saludo.

NOS MENCIONAN EN ANTENA 3

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.015

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.014

FINALISTAS EN LOS PREMIOS BITÁCORAS 2.012

SÍGUENOS EN FEEDLY

follow us in feedly

AVISO LEGAL

Licencia Creative Commons
Las mejores películas de la historia del cine por Jesús Fariña se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
back to top