UN TRANVÍA LLAMADO DESEO (1951). Marlon Brando y Vivien Leigh en un clásico de Elia Kazan.

un tranvía llamado deseo
Hablar de Tennessee Williams es hablar de uno de los grandes dramaturgos que han dado al cine obras inolvidables, a parte de la que hago mención en este artículo no hay que olvidar las míticas "La gata sobre el tejado de zinc (1958)", "De repente, el último verano (1959)" o "La noche de la iguana (1964)" de John Huston. En ella nos hablaba de la tortuosa relación entre dos hermanas y el marido de una de ellas, una historia muy visceral de personajes atormentados e inseguros marcados por el miedo a la soledad  y al inevitable paso del tiempo. La obra en cuestión sería dirigida por Elia Kazan, importante realizador también recordado por su polémica relación con el Macarthismo y ser uno de los fundadores del "Actor´s Studio" aclamada escuela de actores muy famosa por sacar a luz estrellas cinematográficas de la talla de Montgomery Clift, Paul Newman o James Dean. De la mencionada "Actor´s Studio" saldría uno de los protagonista de este film, el legendario Marlon Brando, su poderosa interpretación representando al machista y violento marido (Stanley) no sólo le lanzaría al estrellato como uno de los mejores actores que ha dado el séptimo arte sino que inmortalizaría su figura de icono sexual  (su imagen chulesca bajo una camiseta blanca sudorosa siempre quedará marcada en los hitos del séptimo arte). Junto a Brando destaca Vivien Leigh (la inolvidable Scarlett O´Hara de "Lo que el viento se llevó (1939)" como la desequilibrada e inestable Blanche Dubois (personaje ofrecido inicialmente a Olivia de Havilland), ambos nos regalarían esos titánicos duelos interprétativos tan memorables e irrepetibles vistos en la gran pantalla. Completarían el reparto Kim Hunter (vista también pero difícilmente reconocible a causa de su maquillaje en "El planeta de los simios (1968)") como Stella, la esposa sumisa de Stanley y Karl Malden (repetiría con Brando en "La ley del silencio (1954)" y "El rostro impenetrable (1961)") como Mith, el hombre que se enamoraría de Blanche, un papel que le supondría ganar el único oscar de su carrera. Entre sus escenas más destacadas habría que mencionar el desgarrador momento donde Brando grita desesperadamente el regreso de su esposa. Una de las curiosidades del film es que debutaría Alex North, aclamado compositor cuyas  partituras sonarían en obras tan míticas como "Espartaco (1960)" y "Cleopatra (1963)".

Frase para recordar: "Siempre he creído en la bondad de los extraños".

un tranvía llamado deseoun tranvía llamado deseo

Título original: A streetcar named desire.

Director: Elia Kazan.

Intérpretes: Marlon Brando, Vivien Leigh, Kim Hunter, Karl Malden.

Trailer: 



Escena: 




B.S.O.: 





Información complementaria:
Tennesse Williams

Reseña escrita por Jesús Fariña

Sígueme por:
Google+
Twitter


SUSCRIBETE

Comparte este artículo

Otros artículos de interés

9 opiniones :

Muy interesante el texto, Un gusto visitarte. Te envío un cordial saludo deseándote un buen fin de semana.

Muchas gracias Darwin, me alegra tu visita, saludos y también desearte un feliz fin de semana.

daniel dijo...

Intensidad desbordante! Una pelicula precisa y contundente, una muestra excelente de direccion e interpretacion. Brando y Leight en un duelo increible. Todo un clasico imprescindible

Javi dijo...

Maravillosa. Fragilidad e idealismo vs primitivismo. Drama intenso y sobrecogedor. Muy buena reseña, Jesús. Un saludo.

Muy buena esa película, la he visto en varias ocasiones.
Buen fin de semana
Saludos

Me encanta es película, Kazan saca lo mejor de Marlon Brando. Pese a la multitud de grandes películas a Kazan le pasa un poco cómo a Polanski en la actualidad. Se les tiene a infravalorar por su ideología o vida privada.

Un abrazo Jesús.

Emilio Luna
El Antepenúltimo Mohicano.

nury dijo...

Un peliculón, sin duda. Creo que lo son prácticamente todas las películas que han adaptado obras de Tenesse Williams. No me atrevo a asegurarlo plenamente porque no estoy segura de haber visto todas, pero las que he visto me lo parecen y no me canso de verlas de vez en cuando. Un saludo

Udi dijo...

la expresividad, la máscara de Brando supliendo incluso algunos "bajones" del guión. En el traslado (traducción) del teatro al cine Brando detecta con su radar impar (por lo inigualable) el foco de la cámara. Hay una danza entre la dirección de Kazan y el rostro de Brando, un minué, se acercan y alejan.
Brando hace que una pieza tan teatral, tan poco "cinematográfica", sea más creíble en el celuloide que en las tablas.
Magnífica, gracias por traerla !

Rubi dijo...

Elia Kazan fue un gran director, pero pienso que se lucieron mucho más sus cualidades en películas como Pánico en las calles, con un gran manejo de su cámara trepidante. Un tranvía...tiene un texto maravilloso pero sigue siendo teatro filmado. Por supuesto, es solo una opinión. Muy interesante el blog!

NOS MENCIONAN EN ANTENA 3

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.015

FINALISTAS EN LOS PREMIOS 20BLOGS 2.014

FINALISTAS EN LOS PREMIOS BITÁCORAS 2.012

SÍGUENOS EN FEEDLY

follow us in feedly

AVISO LEGAL

Licencia Creative Commons
Las mejores películas de la historia del cine por Jesús Fariña se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
back to top